la relación entre las olas de calor y el cambio climático

¡Hola! Este es nuestro análisis de noticias de medioambiente de la semana. Entre otras cosas, te hablamos de las últimas olas de calor y el cambio climático, la huella del consumo de los países ricos y los 27 000 dientes de los tiburones ballena.

Planeta Mauna Loa es una newsletter semanal sobre medioambiente. Si te gusta lo que lees, suscríbete para recibirla cada siete días de forma gratuita y compártenos para seguir creciendo.

INSOMNIO CLIMÁTICO

El cambio climático no nos deja dormir. Y no solo porque sea una de nuestras peores pesadillas (que lo es), sino también porque literalmente quita horas de sueño. Un estudio publicado en One Earth concluye que el aumento de las noches calurosas está reduciendo las horas y la calidad del sueño. Sobre todo entre mayores, mujeres y habitantes de países en vías de desarrollo.

En España, el calor llega cada vez antes. De acuerdo con un informe de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), las fechas en las que se alcanzan por primera vez los 30 ºC se han adelantado una media de entre 20 y 40 días (dependiendo de la zona) en los últimos 71 años.

El pasado fin de semana, sin ir más lejos, se registró el día de mayo más cálido desde que existen datos y se dio una de las conocidas como noches tórridas, en las que los termómetros no bajan de 25 ºC. Es decir, una temperatura a la que es muy difícil dormir.

A la espera de estudios de atribución, la AEMET liga esta realidad al cambio climático, que hace que las olas de calor y los episodios cálidos puntuales sean cada vez más intensos y frecuentes.

olas de calor y cambio climático, el verano llega cada vez antes

Lo que sí tenemos ya es un estudio que confirma que el cambio climático está detrás de la ola de calor de la India y Pakistán, de la que te hablamos hace dos semanas. De acuerdo con World Weather Attribution, el calentamiento global hace que episodios como este sean 30 veces más probables.

En esta región, las altas temperaturas han dejado al menos 90 muertos y han afectado a la producción de trigo, lo que ejerce presión sobre los precios de la comida y aumenta la inseguridad alimentaria en el mundo. Tras superar la ola de calor, varios millones de personas han tenido ahora que dejar sus casas y varias decenas han muerto debido a inundaciones en el norte de la India y en Bangladés.

LAS HUELLAS DEL CONSUMO

Una veintena de países ha logrado reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en la última década. Casi todos están en Europa y pertenecen al club de las naciones desarrolladas. Y hay más indicadores de impacto ecológico que muestran una tendencia positiva. Los relacionados con la contaminación por partículas o la capa de ozono también mejoran.

¿Significa esto que se están haciendo las cosas bien? No exactamente. Si se analiza el impacto del consumo, la huella medioambiental de los países desarrollados no ha dejado de aumentar. El truco está en que los bienes que consumen se fabrican, cada vez más, fuera de sus fronteras. Es decir, el impacto ecológico se ha externalizado.

El estudio Sostenibilidad del Consumo en España, elaborado por la Comisión Europea y el gobierno del país, pone por primera vez en cifras la huella de consumo española. Estas son sus principales conclusiones:

  • La alimentación supone el 52 % del impacto ambiental del consumo. El mayor peso lo tienen carnes y lácteos. Este impacto deriva de la deforestación y la pérdida de biodiversidad, motivadas por la producción de piensos, y de la alta dependencia del petróleo y los fertilizantes químicos en la actividad agropecuaria industrial.
  • Otro 17,1 % del impacto se debe a la movilidad, el segundo sector con mayor huella ecológica. Está asociado, sobre todo, al uso de vehículos particulares diésel y gasolina y a la aviación.
  • El tercer y cuarto puesto son para la vivienda y el equipamiento del hogar (en particular, los electrodomésticos). Sin embargo, la huella ecológica de ambos sectores se ha reducido en la última década.
la piel de un oso polar cazado furtivamente
Una colección de pruebas

Un koala herido tras un incendio, un orangután refrescándose o la piel de un oso polar cazado ilegalmente.
La iniciativa Evidence Project recoge en una serie de impactantes fotografías las evidencias del cambio climático y la crisis de la biodiversidad.

CHOQUE DE GIGANTES

En una boca de metro y medio de ancho caben muchos dientes. Son cerca de 27 000 distribuidos en 300 filas, para ser exactos. Aun así, al tiburón ballena le sirven de poco. El pez más grande del mundo se alimenta filtrando grandes cantidades de agua y atrapando en su boca fitoplancton, algas y krill. Uno de los animales de mayor tamaño que ha existido en la historia de la Tierra sobrevive a base de seres diminutos.

De hecho, no se sabe bien por qué tiene tantos dientes, porque no parecen jugar ningún papel relevante en su vida. Los tiburones ballena se pasan la mayor parte del tiempo nadando lentamente cerca de la superficie del océano, filtrando su comida y sin meterse con nadie. Entre lo tranquilos que son y su impresionante tamaño (algunos especímenes se acercan a los 20 metros de largo), no tienen muchas amenazas naturales. Sin embargo, son una especie en peligro.

Su población se ha reducido más de un 50 % desde 1975, a pesar de que su comercio está prohibido desde 2003, la mayoría de países no permite su pesca y por su tamaño no sufren capturas accidentales. Tras estudiar los movimientos de 350 ejemplares, un estudio ha concluido que la causa principal de su desaparición son las colisiones con grandes barcos de mercancías.

Además estar cerca de la superficie, los tiburones ballena se concentran en zonas que coinciden, en su mayoría, con rutas de tráfico marítimo muy transitadas. Las colisiones pueden pasar inadvertidas en cubierta y, si se detectan, casi nunca se comunican, pero las heridas que dejan en los animales son fatales en la mayor parte de los casos.

En pocas líneas
  • Un informe relaciona los cárteles mexicanos con el furtivismo: venden especies como la totoaba a China y a cambio reciben los químicos necesarios para producir droga.
  • El gran abuelo es una conífera chilena que podría tener hasta 5484 años de edad y aspira al título de árbol más antiguo de la Tierra.
  • Los delfines se medican: frotan sus cuerpos contra corales y esponjas para aprovechar sus propiedades y curar sus problemas de piel.
  • El consumo excesivo de los países ricos crea ambientes insalubres, peligrosos y tóxicos para los niños tanto dentro como fuera de sus fronteras, según un informe de Unicef.
  • Tras 11 años trabajando en Shell, una asesora dimite y acusa a la petrolera de “fallar a escala planetaria”, causar daños en el medioambiente y seguir aumentando la extracción de combustibles fósiles.
  • La erosión costera se come el oeste de África: Senegal ha perdido más de dos metros de costa al año desde 1954.
  • Las salamandras usan técnicas de paracaidista para dejarse caer desde lo alto de los árboles sin sufrir daños. Hay vídeo.
  • Existe una gran red de venta de arañas, escorpiones y otros arácnidos por internet. Más de 1200 especies están o han estado a la venta.

Esperamos que hayas disfrutado esta edición de Planeta Mauna Loa. Si tienes comentarios, no dudes en escribirnos.

Y si te gusta lo que lees cada semana, acuérdate de recomendarnos. Es la mejor manera que tenemos de llegar a más gente.
¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap