impacto de la contaminación en la salud

¡Hola! Este es nuestro resumen de noticias de medioambiente de la semana. Entre otras cosas, te hablamos de la última revisión de las especies en peligro de extinción, el impacto de la contaminación en la salud y la realidad del kril, el animal con mayor biomasa del planeta.

Planeta Mauna Loa es una newsletter semanal sobre medioambiente. Si te gusta lo que lees, suscríbete para recibirla cada siete días de forma gratuita.

SIN ESPACIO PARA EL DRAGÓN

El dragón de Komodo es endémico de algunas islas de Indonesia central, en donde sobrevive en los límites de los bosques o en mitad de la sabana. Sin embargo, el entorno del lagarto más grande del planeta amenaza con hacerse cada vez más pequeño: se calcula que la subida del nivel del mar afectará al 30 % de su hábitat en los próximos 45 años. Además, la actividad humana contribuye a fragmentar su medio natural, dificultando su supervivencia.

Como consecuencia, el dragón de Komodo ha pasado de vulnerable a amenazado en la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Esta nueva versión incluye un total de 134 425 especies, de las cuales 37 480 (cerca del 28 %) están en peligro de extinción. En esta categoría se encuentran, por ejemplo, una de cada tres especies de tiburones y rayas.

Sin embargo, no todo son malas noticias en esta actualización: cuatro de las especies de atún más pescadas a nivel comercial están en vías de recuperación. De acuerdo con la UICN, detrás de esta mejora hay políticas de conservación del medio marino, cuotas de pesca más responsables y medidas para frenar la pesca ilegal.

Mientras la Lista Roja señala las amenazas y el riesgo de desaparición de animales y plantas, algunos científicos defienden la necesidad de complementarla con una lista verde. Su objetivo sería identificar cómo podrían recuperarse las poblaciones y mostrar el potencial de rehabilitación de las especies.

  • Conocer y apreciar a los animales más feos y menos fotogénicos puede ser clave para mejorar su conservación.
  • Un centro de cría de Cazorla (en España) avanza con éxito en la recuperación del quebrantahuesos, un ave de la que quedan unas 200 parejas reproductoras en toda Europa.
  • Algunos animales están cambiando de forma para regular mejor su temperatura corporal y adaptarse al cambio climático.

CALADA A CALADA

Abrir la ventana y respirar aire limpio, sin hollín ni óxidos de nitrógeno. Durante unos meses de 2020 fue posible. Las restricciones impuestas para contener la pandemia redujeron el tráfico y la actividad industrial a mínimos. Sin embargo, la vuelta a la normalidad parece haberse completado ya a muchos niveles: hoy, nueve de cada 10 habitantes del planeta respiran aire contaminado.

De acuerdo con el Air Quality and Climate Bulletin de la Organización Meteorológica Mundial, en 2021 la contaminación atmosférica ha vuelto a sus niveles habituales con el consiguiente impacto en la salud humana.

Cada año, siete millones de personas mueren por causas relacionadas con la mala calidad del aire, incluyendo unos 600 000 niños. Si la tendencia continúa, estas cifras se habrán duplicado para mediados de siglo. Según la Organización Mundial de la Salud, respirar aire contaminado está relacionado con un mayor riesgo de cardiopatías, accidentes cerebrovasculares, diabetes o deterioro del desarrollo cognitivo.

Los contaminantes atmosféricos (partículas finas, ozono troposférico, óxidos de nitrógeno o metano) tienen un impacto local, cerca de su fuente de origen y a ras de suelo. Están causados, sobre todo, por la agricultura, el transporte, la industria, los residuos y el consumo energético en los hogares.

Sin embargo, estas sustancias también se generan de forma natural. Las sequías extremas provocan que haya más polvo en suspensión en el aire y los incendios lo cargan de hollín. Ambos fenómenos se ven acentuados por el cambio climático, que a su vez está provocado por las mismas actividades humanas que contaminan el aire que respiramos.

un papión en la ópera
Do, re, mi, pa, pión

Durante un descanso, este papión sagrado aprovecha para bostezar. Aunque bien podría estar ensayando para su estreno en la ópera. Esta es una de las finalistas del Comedy Wildlife Photo Awards junto a las fotos de animales más graciosas del año.

DIETA ANTÁRTICA

En las gélidas aguas profundas, lejos de las olas de más de 10 metros de la superficie, el kril antártico ha encontrado su lugar. Este pequeño crustáceo, de apenas dos centímetros de longitud, vive en inmensos cardúmenes de varios kilómetros de longitud. Es, de hecho, una de las especies con mayor biomasa del planeta. Entre todos los individuos suman alrededor de 400 millones de toneladas.

Más o menos la mitad sirve de alimento a ballenas, focas, pingüinos, calamares y otros animales que viven en la Antártida. Pero a aquellas aguas peligrosas se acerca cada vez más un nuevo predador para el que el riesgo merece la pena: el ser humano. El kril es un ingrediente valioso del pienso de acuicultura y del aceite de pescado para complementos alimenticios.

Durante 2019, solo unos pocos buques se aventuraron en las aguas del océano Austral, pero fueron suficientes para capturar cerca de 400 000 toneladas de kril, según datos de la FAO. Además, China, Rusia y Corea del Sur trabajan ya para expandir su flota en la zona en los próximos años.

Mientras la presión pesquera crece, este crustáceo sufre también por la acidificación del océano y el aumento de la temperatura. El cambio climático podría reducir su población un 30 % antes de final de siglo. Todo esto hace peligrar una de las bases de la cadena alimentaria oceánica y, también, un importante sumidero de CO2: este crustáceo es tan numeroso que cada año contribuye a la absorción de 12 000 millones de toneladas de carbono de la atmósfera.

En pocas líneas
  • Diamantes sin sangre: la empresa Diamond Foundry, de la que es inversor y asesor Leonardo DiCaprio, quiere crear gemas de laboratorio con energía fotovoltaica en el pequeño pueblo español de Trujillo.
  • El segundo río más grande de Sudamérica, el Paraná, se está quedando sin agua debido a la deforestación de la Amazonía y los cambios en las precipitaciones.
  • Toneladas de residuos plásticos procedentes de los invernaderos de Almería (España) contaminan el Mediterráneo. Hasta que el Gobierno no determine lo contrario, su reciclaje es voluntario para los agricultores.
  • Santander, BBVA y CaixaBank, señalados en un informe de la ONG ShareAction por sus estrategias difusas y poco ambiciosas frente al cambio climático.
  • Colorean un vídeo del último ejemplar del tigre de Tasmania, que se extinguió en 1936, para mostrar cómo era en realidad.
  • Las eléctricas españolas sancionadas por vaciar varios embalses por debajo del límite permitido deberán pagar una multa de 25 000 euros por presa. Iberdrola, una de las implicadas, obtuvo 3661 millones de beneficio el año pasado.
  • La falta de acceso igualitario a las vacunas y las restricciones para entrar en Reino Unido ponen en riesgo la asistencia de los países más pobres a la COP 26, la cumbre del clima que se celebrará en Glasgow en noviembre.
  • Los patos almizcleros australianos pueden imitar el habla humana. Uno llamado Ripper repite you bloody fool (algo así como “maldito idiota”) mientras se exhibe buscando pareja. Hay audio.
  • La cucaracha se suma al grupo de insectos que practican la lacrifagia. Beben lágrimas de reptiles como lagartijas para complementar su dieta con sales.

Esperamos que hayas disfrutado esta edición de Planeta Mauna Loa. Si tienes comentarios, no dudes en escribirnos.

Y si te gusta lo que lees cada semana, acuérdate de recomendarnos. Es la mejor manera que tenemos de llegar a más gente.
¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap