claves del último informe del IPCC

¡Hola! Este es nuestro análisis de noticias de medioambiente de la semana. El lunes, mientras el mundo seguía de cerca la invasión de Ucrania, se publicó la segunda parte del sexto informe del IPCC sobre el cambio climático.

Te contamos sus principales conclusiones en una newsletter diferente, prácticamente monográfica. Desde aquí, también queremos mostrar nuestro apoyo al pueblo ucraniano, a los rusos que están en contra de esta guerra y a todas las personas afectadas por el conflicto.

Planeta Mauna Loa es una newsletter semanal sobre medioambiente. Si te gusta lo que lees, suscríbete para recibirla cada siete días de forma gratuita.

LAS CONSECUENCIAS DE NO HACER NADA

Durante años hemos querido ver el cambio climático como un problema lejano y difuso, uno que acabaría con especies icónicas y nos sumergiría bajo el mar dentro de un siglo. Algo para lo que otros encontrarían una solución. Sin embargo, el cambio climático es ya una realidad que amenaza el bienestar humano.

El último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), de cuyo primer bloque te hablamos en agosto, deja a un lado las grandes cifras climáticas para hablar de impactos, vulnerabilidad y adaptación. Estas son las principales conclusiones del documento:

  • Ninguna región del planeta escapa a los impactos del cambio climático. Pero las sequías, las inundaciones o los eventos extremos afectan más a quienes menos capacidad tienen de anticipar los riesgos y recuperarse de los daños.
  • Más de 3300 millones de personas viven en situación de elevada vulnerabilidad ante los impactos climáticos. Sobre todo, en África, Latinoamérica, Asia meridional, el Ártico y los pequeños países insulares.
  • El cambio global afecta a la salud física y mental de las personas. Causa muertes directas por eventos extremos, aumento de la incidencia de las enfermedades (en particular, aquellas transmitidas por vectores como mosquitos) y problemas derivados de la falta de comida y agua.
  • Esto sucede hoy, con un planeta 1,1 ºC más caliente que hace un siglo. En las próximas décadas, la temperatura seguirá subiendo (cuánto, depende de nosotros) y más personas se enfrentarán a cambios a los que no podrán responder.
  • El informe advierte también de la maladaptación, las respuestas cortoplacistas que empeoran los riesgos a largo plazo. Por ejemplo, intensificar el regadío para hacer frente a la falta de lluvias.
  • Al tiempo que frenamos el calentamiento, tenemos que adaptarnos a la nueva realidad climática. Para ello, podemos restaurar los ecosistemas y avanzar en la justicia y en la igualdad.
  • Esto implica que los países desarrollados deben asumir su responsabilidad y cumplir su compromiso de financiar la acción climática y el desarrollo de los países pobres.

ESPACIO PARA EL MEDITERRÁNEO

Los países que rodean el mar Mediterráneo no están entre los catalogados como más vulnerables. Esto se debe, en parte, a que su capacidad de anticiparse y sobreponerse a las inclemencias del clima es más alta. Sin embargo, esto no quiere decir que la zona no se vea afectada por el cambio climático.

De hecho, mientras la Tierra se ha calentado una media de 1,1 ºC desde la época preindustrial, esta región del planeta lo ha hecho ya 1,5 ºC. Esto tiene muchas consecuencias, de entre las que preocupan especialmente dos: la sequía y las inundaciones.

Muchas zonas mediterráneas son cada vez más secas. Se calcula que, por cada grado que aumente la temperatura, las precipitaciones pueden reducirse un 4 %. Si el clima llega a subir 2 ºC, un tercio de la población de Europa (gran parte, de los países mediterráneos) puede sufrir escasez de agua.

Otro gran impacto, sobre todo en el norte del Mediterráneo, es el de las inundaciones costeras por la subida del nivel del mar. Se calcula que los daños vinculados a ese fenómeno pueden multiplicarse por 10 para finales de siglo. Además de un impacto medioambiental, económico y social, estas inundaciones pueden afectar al patrimonio cultural. Pensemos, por ejemplo, en la ciudad de Venecia.

  • Hasta el 80 % de las tierras de la región mediterránea sufrirá más sequías si no se reducen las emisiones. A España, la sequía le cuesta actualmente 1500 millones de euros al año.
  • En estas condiciones, la productividad agrícola del Mediterráneo puede caer hasta un 17 % para 2050.
  • En general, las principales actividades económicas de la región (agricultura, pesca, silvicultura y turismo) son altamente vulnerables al cambio climático.

Se trata de la primera vez que los científicos del IPCC evalúan la región del Mediterráneo como una entidad. Aunque nosotros hemos empezado por aquí, han publicado evaluaciones de muchas otras zonas que te iremos explicando, con calma, en las próximas newsletters.

la rana danta de la Amazonía
Una vieja desconocida

La rana danta no era nueva para los indígenas de Tres Esquinas, a orillas del río Putomayo, en la Amazonia peruana. Sin embargo, este anfibio de color chocolate y una nariz que recuerda a un tapir había pasado desapercibido para la ciencia. Hasta ahora.

LA LECCIÓN DE UN SAPO DORADO

En los cayos de Bramble, en medio del estrecho de Torres, el pequeño roedor Melomys rubicola vivía tranquilo. Aquel territorio aislado de menos de 20 000 kilómetros cuadrados, sobre los restos de lo que una vez fue un puente de tierra entre Australia y Nueva Guinea, era todo su mundo. Pero la subida del nivel del mar y el aumento de los ciclones lo borraron del mapa en 2009.

Melomys rubicola es, junto a una zarigüeya y el sapo dorado de Costa Rica, una de las especies extintas oficialmente por culpa del cambio climático. Así aparece recogido por primera vez en el informe del IPCC. Además de profundizar en las vulnerabilidades humanas, el reporte analiza los riesgos de llevar los ecosistemas a un punto de no retorno.

Los arrecifes de coral son los peor parados en este análisis que liga la crisis de biodiversidad con el cambio climático. Incluso manteniendo la subida de las temperaturas en 1,5 ºC, el 95 % de los corales del planeta desaparecerá a finales de siglo. Muchos arrecifes, viveros de la biodiversidad oceánica, podrían alcanzar un deterioro irreversible antes de 2050.

Además, el informe señala que con una subida de 1,5 ºC se extinguirá el 14 % de las especies del mundo. Si las temperaturas medias se incrementan 3 grados, el riesgo será elevado para el 44 %. De hecho, una de cada dos especies ha sufrido cambios en su territorio por culpa del cambio climático y el mismo porcentaje se ha desplazado hacia los polos o hacia lo alto de las montañas en busca de climas más frescos.

La buena noticia es que algunas de las soluciones a esta crisis de biodiversidad, como la restauración y la conservación de ecosistemas, son también las soluciones a nuestros propios problemas.

En pocas líneas
  • El sur de Paraguay pasó en pocos minutos del día a la noche tras ser tragado por una gran nube de humo y cenizas procedente de los incendios de Argentina. El vídeo es impresionante.
  • Los países de la ONU llegan a un acuerdo para lanzar el primer tratado internacional jurídicamente vinculante para frenar la contaminación por plásticos.
  • Aurea y Ramón son dos cigüeñas que han anidado en una grúa en el centro de Ourense (España). A pesar de los intentos de los obreros, que deben respetarlas por tratarse de un animal protegido, no parecen dispuestas a marcharse.
  • Un apartheid ecológico en Kenia: un informe denuncia cómo la conservación y el turismo esconden a veces la violación de los derechos de las comunidades locales.
  • Ellobby petrolero estadounidense aprovecha la guerra de Ucrania para pedir que se relajen las normativas ambientales y extraer más combustibles fósiles para garantizar la seguridad energética.
  • Un estudio sugiere que los perros viven una etapa de duelo cuando otro perro con el que conviven fallece.
  • Descubren indicios de que las hormigas tienen un sistema de división de tareas y una vida cooperativa desde hace más de 100 millones de años.
  • Los abejorros recuerdan malas y buenas experiencias, sus vuelos llegan a superar la altitud de los Andes y pueden ser entrenados para jugar al fútbol. De esto último también hay vídeo.

Esperamos que hayas disfrutado esta edición de Planeta Mauna Loa. Si tienes comentarios, no dudes en escribirnos.

Y si te gusta lo que lees cada semana, acuérdate de recomendarnos. Es la mejor manera que tenemos de llegar a más gente.
¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap