claves de la cop26

¡Hola! Este es nuestro resumen de noticias de medioambiente de la semana.

Esta edición de Planeta Mauna Loa es casi monográfica.

Nos centramos en la COP26, la cumbre del clima que se está celebrando desde el domingo en Glasgow (Reino Unido). Te hablamos de cómo se está viviendo, cuáles han sido los anuncios hasta el momento y del papel de China (gran ausente en la conferencia) para frenar el cambio climático.

Si te pierdes con todo esto de la COP, puedes ponerte al día en la edición de la semana pasada.

Y si te gusta lo que lees, suscríbete para recibirla cada siete días de forma gratuita.

MIEDO A DECEPCIONAR

Se hizo de rogar, pero ya ha empezado. Seis años después de que se aprobase el Acuerdo de París, ha comenzado la vigesimosexta Conferencia de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. Hasta el 12 de noviembre, se evaluará qué se ha hecho desde 2015 para limitar el calentamiento del planeta y se definirán las próximas estrategias.

La primera noticia la han protagonizado los grandes ausentes: los líderes de China, Rusia, Brasil y Turquía no han hecho acto de presencia en la cumbre (aunque en el caso de Turquía, el ministro de medioambiente sustituyó al presidente Erdogan).

Otros como Joe Biden o Boris Johnson mostraron una actividad frenética durante los primeros días. El miedo a perder el liderazgo en la lucha frente al cambio climático y a que esta conferencia sea considerada un fracaso les llevó a participar en multitud de actos. Tras los discursos y las fotos, los presidentes han abandonado Glasgow. Ahora tendrán lugar las negociaciones reales.

Por cierto, entre los discursos inaugurales, el que sonó con más fuerza fue el de David Attenborough: el divulgador volvió a hacer una emotiva llamada a la acción para proteger nuestro planeta. Si quieres meterte en situación, aquí puedes ver el vídeo completo.

¿Y qué dicen los expertos? Nature ha publicado los resultados de una encuesta a los autores del último informe del IPCC. Casi la mitad ve probable que la temperatura suba 3 °C a final de siglo y más del 60 % dice padecer ansiedad y estrés debido al cambio climático. Las cifras respaldan la preocupación: los últimos siete años han sido los más cálidos desde que existen registros, según un informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El papel de los políticos en la COP26 debería centrarse en pactar soluciones. La cumbre no resolverá el cambio climático, pero puede servir para alcanzar tres grandes objetivos: establecer acciones para limitar el calentamiento a menos de 2 °C, garantizar la financiación de 100 000 millones de dólares para que los países en desarrollo puedan adaptarse al cambio climático y organizar los mercados de carbono.

PROMESAS: EPISODIO I

El desfile de 120 líderes mundiales durante los primeros días de la cumbre de Glasgow ha dejado una cascada de promesas y algún que otro pacto no vinculante. Estos no forman parte de los acuerdos oficiales que deberían salir de la COP26 y que se seguirán negociando durante la próxima semana. Estas son las cartas que se han puesto sobre la mesa hasta ahora:

  • Frenar la deforestación antes de 2030. La declaración, impulsada por el Gobierno de Boris Johnson y secundada por 128 países, es similar a otra firmada en Nueva York en 2014. Desde entonces, la destrucción del bosque tropical ha aumentado un 41 %.
  • Reducir las emisiones de metano. El acuerdo promovido por Estados Unidos y la Unión Europea suma ya el apoyo de 103 países. Brasil ha acabado adhiriéndose, pero siguen faltando China, Rusia y la India. Sin embargo, este aparente éxito no debería despistarnos del objetivo principal: reducir las emisiones de CO2, un gas que seguirá calentando la atmósfera durante siglos.
  • Financiación. Sudáfrica se ha asegurado 8500 millones de dólares de la UE, Reino Unido y EE. UU. para acelerar su transición energética. Mientras tanto, el país sigue sufriendo apagones constantes en una red eléctrica muy dependiente del carbón. Además, varios países y donantes privados han prometido 1500 millones de euros de ayuda directa a los pueblos indígenas para frenar la destrucción de la biodiversidad.
  • La India ha dado la sorpresa con la presentación de su primer plan de reducción de emisiones a largo plazo. Eso sí, no alcanzará el llamado cero neto antes de 2070.
  • Ecuador ha anunciado que ampliará la zona protegida de la reserva marina de Galápagos en 60 000 kilómetros cuadrados y trabajará con Colombia, Costa Rica y Panamá para crear un corredor seguro para la fauna marina. El país pide canjear la acción climática por deuda pública, una demanda en la que también ha insistido Argentina.
Al otro lado del globo

En 1960, quedaban 5000 ballenas jorobadas en el mundo. Hoy, son más de 80 000. La imagen de esta madre y su hija en Isla Reunión (muy lejos de Glasgow) sirve para ilustrar la lucha contra la crisis medioambiental, con sus éxitos y sus fracasos.

¿Y QUÉ PASA CON CHINA?

Lo hemos dejado para el final, pero el caso de China merece mención especial. Es el país que más gases de efecto invernadero emite, así que la ausencia de su presidente en la COP26 ha sido observada con lupa. Aunque no ha viajado a Glasgow, Xi Jinping sí ha enviado una carta en la que vuelve a detallar los compromisos del país asiático: las emisiones seguirán aumentando hasta 2030 y el cero neto no se alcanzará hasta 2060.

Ante esta situación, muchas miradas críticas se dirigen a China. ¿Por qué unos países deben reducir sus emisiones si el que más gases genera no lo hace? ¿Por qué no todos han seguido el camino de la Unión Europea, que ha reducido un 24 % sus emisiones desde 1990? Como sucede casi siempre, no todo es blanco o negro, y la respuesta depende de cómo hagamos las cuentas.

Las emisiones de cada país se calculan normalmente en base a su producción, por lo que no es de extrañar que China, la mayor industria manufacturera del mundo, sea también el principal emisor del planeta. Sin embargo, buena parte de sus mercancías se venden fuera. Para los países que compran y disfrutan estos bienes, las emisiones no suelen aparecer en las cuentas.

La historia cambia si hacemos el cálculo en base al consumo de cada nación. Bajo esta perspectiva, las emisiones de la Unión Europea (que compra muchos bienes que llegan de China) no solo no han bajado tanto como se anuncia, sino que incluso han subido ligeramente desde 2015. Algo similar ocurre en Estados Unidos, aunque la diferencia allí es menos acusada. En China también suben, pero lo hacen menos que las relacionadas con su producción.

Es cierto que el presidente chino es el gran ausente en la COP26 y que el país, todavía muy dependiente del carbón, es uno de los grandes responsables del cambio climático. Sin embargo, también es cierto que para algunos países con capacidad para externalizar su huella de carbono maquillar sus cuentas parece más sencillo que para otros.

En pocas líneas
  • La caza ilegal de elefantes se sitúa en los niveles más bajos desde 2003, de acuerdo con el último análisis de CITES.
  • Nuestros paisajes son cada vez más silenciosos. El descenso en el número de aves en Europa y Estados Unidos hace que cada vez escuchemos menos sus cantos y que estos sean menos variados.
  • Más del 70 % de los españoles apoya que se eliminen los viajes cortos en avión cuando pueden hacerse en tren, y más del 60 % que se prohíba la venta de nuevos coches de gasolina y diésel a partir de 2035.
  • En abril de 2004, se contabilizaron más de 2800 lagunas temporales en la reserva natural de Doñana (España). Hoy, debido a la sequía y la actividad humana, quedan solo dos.
  • Una filtración de más de 32 000 documentos muestra las presiones de los gobiernos para modificar las conclusiones de la última parte del sexto informe del IPCC. Esta se publicará en marzo y recogerá el análisis científico de las posibles soluciones al cambio climático.
  • Cada vez quedan menos luciérnagas, y la obsesión por iluminarlo todo tiene mucho que ver.
  • Los colores blanco y negro de los pandas, que a los humanos nos parecen tan llamativos, les sirven para pasar desapercibidos ante sus depredadores.
  • El lingcod del Pacífico o bacalao búfalo no necesita dentista. Renueva sus más de 500 dientes constantemente: cada día le crecen alrededor de 20 piezas nuevas.

Esperamos que hayas disfrutado esta edición de Planeta Mauna Loa. Si tienes comentarios, no dudes en escribirnos.

Y si te gusta lo que lees cada semana, acuérdate de recomendarnos. Es la mejor manera que tenemos de llegar a más gente.
¡Gracias!

1 comentario en “Claves de la COP26 en el inicio de la cumbre”

  1. Pingback: Negociaciones en la COP26: las claves antes del acuerdo definitivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap